Ha llegado la campaña de la Renta 2015 y muchos se van a llevar un disgusto al ver las cantidades que les toca pagar a Hacienda.

Para aquellos a los que la declaración les salga a ingresar, comentamos en esta entrada la posibilidad de FRACCIONAR EL PAGO DE SU DECLARACIÓN sin que ello conlleve recargo o interés alguno, y sin tener que explicar a la Agencia Tributaria los motivos por los cuales no se puede hacer frente al pago, y sin aportar garantía alguna.

Esta opción aparece al final de la declaración y nos permite fraccionar el pago en 2 plazos. Se pueden acoger a ella todos los contribuyentes que presenten la declaración en plazo y siempre y cuando, no se trate de una declaración complementaria.

Si nos acogemos a esta opción, pagaremos el 60% de la cuota en el momento de presentar la declaración (aunque se cargará en nuestra cuenta el 30 de junio) y el 40% restante en noviembre (se pasará por cuenta el día 7 de noviembre). Para ello, deberemos domiciliar el pago indicando el número de cuenta por el que queremos que se realice el pago.

Está claro que esta opción no quita el disgusto de tener que pagar a Hacienda, pero al menos ayuda.

Os recordamos que es conveniente contar con la ayuda de un profesional antes de presentar la declaración, ya que muchas veces, el hecho de aceptar el borrador sin introducir ciertos datos puede hacer que dejemos de beneficiarnos de deducciones que nos beneficiarian.

Aquí os dejamos nuestra promoción por si os interesa. Estaremos encantados de ayudaros!