¿Has alquilado tu vivienda de manera ocasional a través de páginas como Airbnb o Wimdu? Si es así, continua leyendo, ya que es probable que se te haya pasado por alto declarar estos ingresos en tu declaración de la renta y ello te pueda generar algún problema, ya que es sabido que Hacienda ha decidido poner la lupa en estas plataformas para controlar a aquellos particulares que deciden obtener unos ingresos extra a través del alquiler de sus viviendas por medio de estas páginas web.

El hecho de no incluir estas cantidades en la declaración puede suponer unas sanciones de hasta el 25% de los ingresos no declarados, más los correspondientes intereses de demora, por lo que conviene evitar las mismas.

Para ello, en la presente entrada os explicamos como se deben reflejar estos ingresos en la declaración.

El apartado de la declaración en el que hay que reflejar estos rendimientos es en la página 4(I):

 

Dentro de este apartado, deberemos dar de alta el inmueble, e introducir los siguientes datos en la pestaña que se nos abre:

 

En naturaleza se pone la clave 1, que es la que hace referencia a los bienes de naturaleza urbana.

En uso o destino se ha de consignar la clave nº 3 que es la que refleja esta situación: a disposición de sus tutulares y arrendado.

Igualmente, tendremos que indicar la referencia catastral del inmueble.

A partir de ahi, se nos abren dos apartados, para los que hay que diferenciar entre los días en los que la vivienda ha estado arrendada o a disposición de sus titulares (o vacía):

Renta imputada a los inmuebles a disposición de sus propietarios o usufructuarios: esta casilla hace referencia a los días en los que la vivienda NO ha estado alquilada.

En este apartado tendremos que indicar el valor catastral del inmueble e indicar en periodo computable el nº de días en los que la vivienda NO ha estado alquilada.

Rendimiento neto reducido de los inmuebles arrendados a terceros: en esta casilla indicaremos los ingresos y los gastos derivados del arrendamiento de la vivienda.

 

En tipo de rendimiento deberemos marcar la opción 2, dado que no se trata de un arrendamiento para destino de vivienda habitual.

Después deberemos indicar los ingresos totales que se han obtenido durante el año como consecuencia del arrendamiento.

Como gastos, podremos deducirnos los gastos de IBI, cuotas de la Comunidad de Propietarios, seguro de la vivienda, amortización del 3%…pero OJO, prorrateados por los días en los que la vivienda ha estado alquilado, no por el total.

Espero que esta entrada os ayude a declarar correctamente el alquiler de vuestras viviendas a través de estas páginas y evitar así una posible inspección de Hacienda.

Si tenéis alguna duda al respecto, podéis dejar vuestros comentarios o contactar con nosotros a través de www.lucioabogados.com